¿Cuándo podemos acudir a un Osteópata?

Podemos acudir a un Osteópata siempre que presentemos síntomas relacionados con lesiones del sistema musculo- esquelético, como lesiones de espalda ( problemas musculares, protusiones o hernias discales, lumbalgias, etc), lesiones deportivas ( esguinces, contracturas, lesiones tendinosas, bursitis ), artrosis, artritis, fibromialgia y otros síndromes.

También cuando haya trastornos gastro-intestinales (estreñimiento, gastritis, hernia de hiato, trastornos digestivos..), trastornos de la esfera uro-ginecológica ( disminorreas, patologías de la esfera genital ), alteraciones derivadas del embarazo y post-parto. 

Las migrañas, cefaleas, patologia de la articulación de la mandíbula ( problemas de oclusión, bruxismo, etc), problemas oculares, otitis, sinusitis, rinitis y muchas otras patologías de la esfera craneal, están también indicadas en el tratamiento osteopático.   

La Osteopatía pediátrica es un disciplina también bien conocida por su eficacia y prevención de ciertas patologías en el recién nacido como son la plagiocefalia, tortícolis, otitis de repetición, cólicos del lactante o escoliosis, entre otras.